21 February, 2024

Como parte de un esfuerzo de los jefes de la categoría por mejorar los adelantamientos, la F1 cambió a un concepto de reglas de efecto suelo a partir del inicio de la temporada 2022.

Pero la naturaleza de los coches hace que produzcan su máxima carga aerodinámica cerca del suelo, lo que obliga a los equipos a llevarlos lo más bajos posible y con suspensiones muy rígidas.

Eso ha acorralado a las escuderías con reglajes difíciles de gestionar y hace que los pilotos tengan que correr con coches que a menudo consideran poco divertidos.

Hablando de la diferencia entre el antiguo reglamento y el actual, James Allison, director técnico de Mercedes, dijo: “Vosotros [los medios de comunicación] solíais hablar sin parar de los coches con rake alto y rake bajo como si eso fuera el principio, el fin y el medio de todo”.

“Un coche con rake alto tenía una altura de 140 mm. Un coche de rake bajo sería como 120 mm o así. Bueno, ambos son rangos estratosféricos comparados con estos coches de ahora”.

“Estos son coches que están configurándose en los 60mms más o menos. Puede haber unos milímetros de diferencia entre ellos, pero todos están muy pegados al suelo”.

Allison sugiere que el estrecho margen de maniobra de los coches actuales deja a los equipos e ingenieros un poco demasiado atados de pies y manos en cuanto a lo que pueden hacer.

Lewis Hamilton, Mercedes W12

Y sobre la diferencia con el reglamento anterior, Allison dijo: “Bueno, podrías tener un coche que fuera un poco más unidimensional en circuitos que son un poco más unidimensionales. Así que si no hay un gran rango de velocidades, entonces puedes configurar tu coche de tal manera que las curvas coincidan con tu parte buena, y no sufras horriblemente por ello”.

“Pero cuando vas a un circuito donde el coche se pone a prueba, como Austin, por ejemplo, donde hay zonas muy rápidas, otras lentas, otras intermedias, algunas rectas importantes y algunos baches, entonces se pone a prueba la parte en la que el coche pierde rendimiento. Vas a probar el fracaso [de downforce] al final de la recta, que vas a necesitar para mantenerse fuerte en las curvas rápidas”.

“Y es difícil persuadir al coche para que haga todas esas cosas con un conjunto de reglas que básicamente no quieren hacer nada excepto rodar cerca del suelo”.

Allison dijo que era una situación que no le gustaba especialmente – y calculó que incluso alguien que está disfrutando del éxito en la era actual como el campeón del mundo Max Verstappen no está especialmente contento.

“Estoy seguro de que no paró de hablar de esto porque ha sido una de mis preocupaciones, pero personalmente no creo que sea algo grande”, dijo.

“No creo que sea bueno tener los coches en funcionamiento, cuando salen del garaje, con tanto espacio hasta el suelo [señala unos milímetros con los dedos]”.

“Ahí tienes a la persona que está ganando el campeonato por uno de los márgenes más grandes de la historia, y tiene todas las razones para querer a su coche a tope, pero dudo que te diga que es algo encantador. No es como hace un par de años”, lamentó.