17 June, 2024

Nikola Jokic protagonizó una espectacular remontada en la última jornada de la NBA al anotar un triple decisivo en el último segundo desde medio campo, permitiendo así que los Denver Nuggets remonten una diferencia de 18 puntos en el último cuarto y se lleven la victoria sobre los Golden State Warriors por un marcador de 130-127.

El serbio recibió el balón en la línea de triple de su propio aro con el reloj en los 3.6 segundos y la presión de Kevon Looney. El jugador de 28 años giró, corrió por la línea y apenas cruzó la mitad del campo montado en el Chase Center buscó su tiro ganador desde casi 12 metros de distancia. El reloj indicaba en ese preciso instante que restaban apenas 0.9 segundos para finalizar el tiempo regular que estaba igualado en 127. El esférico apenas coqueteó con el tablero y se sumergió en la canasta para desatar el delirio de los presentes. Todo el equipo corrió a felicitarlo.

En un final que quedará en la memoria de los seguidores del equipo de Denver, los Nuggets se sobrepusieron a una considerable diferencia cuando restaban solo 7 minutos en el reloj. Jokic, con un desempeño sobresaliente, se convirtió en el artífice de una victoria que parecía improbable frente a unos Warriors que dominaron gran parte del partido. Este momento de brillantez del jugador serbio es ya uno de los más destacados de la temporada de la NBA.

El sitio State Muse puntualizó en la cifra que marca lo vertiginoso del cierre del duelo: los Warriors estaban 18 puntos arriba cuando el reloj debía consumar apenas 7 minutos y 24 segundos. La racha que encabezó Jokic para los Nuggets fue de 27-6 para terminar obteniendo la resonante victoria.

Los Golden State Warriors, que habían mantenido la delantera durante la mayoría del encuentro, vieron cómo su ventaja se evaporaba en los instantes finales ante el empuje de los Nuggets. Sin duda, esta jugada se posiciona como un candidato para la canasta del año y refuerza la reputación de Jokic como uno de los jugadores más decisivos de la liga.

“Cuando salió de sus manos, todos los entrenadores de atrás decían: ‘Está en línea. Va a entrar’”, declaró el coach Mike Malone tras el juego. “Un gran jugador haciendo una gran jugada con el partido en juego”, agregó.

La estrella serbia también habló sobre su tiro según replicó el sitio de ESPN: “Era la última opción en esa jugada. Simplemente tiré. Creo que esos tiros son los más fáciles de hacer. No tienes ninguna otra opción. Así que cuando lo sentí, pensé: ‘Voy a meterla’. Puedes ver el vuelo de la pelota y supe que la iba a meter”. Y sumó sobre la diferencia que remontaron: “No queríamos rendirnos. Podríamos tener fácilmente excusas para perder ese partido. Pero los chicos no bajaron la cabeza. Fuimos muy agresivos. Sólo anotaron cuatro puntos. Eso es muy, muy buena defensa, especialmente contra ese equipo”.

Jokic finalizó la noche con 34 puntos en 13 de 15 tiros, 10 asistencias y 9 rebotes tras sumar más de 38 minutos de acción. Aaron Gordon colaboró con 30 puntos en 11 de 17 tiros, además de 9 rebotes. También tuvo buenas estadísticas Jamal Murray con sus 25 puntos y 6 asistencias. Del otro lado, Stephen Curry firmó una planilla de 30 puntos en 34 minutos junto con 4 rebotes y 6 asistencias, seguido entre los suyos por Klay Thompson con 24 puntos.

Denver está tercero en el Oeste con 25 triunfos y 11 derrotas, mientras que Golden State marcha 11 con un récord de 16 victorias y 17 caídas.


Fuente: Infobae