21 February, 2024

Un juego cerrado, con ritmo intenso, con la bocha viajando de un mimbre al otro y un desenlace apretado. Dos equipos que justificaron la paridad en las valorizaciones de 35 goles en un desarrollo que tuvo en vilo al resultado hasta la última acción del séptimo chukker. La Hache logró torcer el rumbo y derribar la muralla defensiva que presentó La Ensenada para celebrar, con un marcador de 11-10, la clasificación para una semifinal del Abierto de Hurlingham, en la que se medirá con La Natividad.

Los aciertos de Francisco Elizalde en momentos determinantes desataron el nudo en la cancha Nº 1 del predio Alfredo Lalor, de la Asociación Argentina de Polo, en Pilar. Una victoria como para festejar y analizar, que robustece el espíritu de una formación que en el estreno logró maquillar la ausencia de Polito Pieres, un jugador que le ofrecerá un salto de calidad en los próximos encuentros de la Triple Corona.

Francisco Elizalde vs. Alfredo Bigatti, una lucha de gladiadores en la cancha 1 de Pilar.
Francisco Elizalde vs. Alfredo Bigatti, una lucha de gladiadores en la cancha 1 de Pilar.Rodrigo Nespolo – LA NACION

La Hache corrió casi todo el partido desde atrás en el marcador y desaprovechó en el comienzo varios penales, pero tuvo el temple necesario para descubrir el rumbo cuando el reloj avanzaba y se convertía en un escollo en la búsqueda del éxito. La placa del primer parcial, 1-1, manifestó que sería un juego sin concesiones. Las fallas en los penales, un remate de Guillermo Caset que se estrelló en un mimbre y los aciertos de Juan Britos, Alfredo Bigatti y Juan Martín Zubía pusieron las chapas cuesta arriba para el conjunto verde.

Su buen taqueo y su dominio no se traducían en goles, mientras La Ensenada, superado, se aferraba a los bloqueos defensivos, a enmarañar las acciones sin malas artes. En ese recurso, se exponía a que las infracciones despertaran al rival. El panorama pareció abrirse a mediados del cuarto chukker, cuando La Hache logró por primera vez adueñarse del tanteador (5-4), pero en cuestión de pocos segundos y en jugadas consecutivas Zubía –con un penal y una formidable corrida– le quitó la sonrisa. Otra vez a remar, a sacar a relucir fortalezas ante un conjunto que no perdonaba cada yerro.

Alguno de los dos comete o cometió un foul: Juan Martín Zubía, por pasar el taco entre las patas del caballo ajeno, y Guillermo Caset, por una posible invasión a la línea de su adversario.
Alguno de los dos comete o cometió un foul: Juan Martín Zubía, por pasar el taco entre las patas del caballo ajeno, y Guillermo Caset, por una posible invasión a la línea de su adversario.Rodrigo Nespolo – LA NACION

El arte de llevar la bocha a las 60 yardas de La Ensenada no se traducía en goles. Acertar con la estocada final era una materia que La Hache no aprobaba, y así el equipo sufría. Hasta que se despabiló Elizalde, que cuando exhibía una enorme levantada se equivocó en una salida y puso a facturar al adversario. El back no se derrumbó y con tres penales consecutivos de 40 y 60 yardas elevó a su equipo. De estar 7-8 pasó a dominar el tablero con un 10-8, resultado que le ofrecía una dosis de oxígeno que a falta de un chukker resultó determinante para el marcador final.

“Bravo. Sabíamos que el partido con La Ensenada iba a ser así de difícil. Logramos ganar, pero fue muy parejo todo el desarrollo. Estuvimos un poquito apurados con la bocha, con mucho vértigo, pero no nos desesperamos cuando estuvimos abajo en el marcador. Los primeros partidos siempre son difíciles”, comentó Elizalde, que tiene como padrino de bautismo a Eduardo “Ruso” Heguy, un jugador de altísimo nivel en el puesto de back, la nueva posición que desempeña ahora el Nº 4 de La Hache. “Nunca había jugado de back. Me sentí cómodo, pero tengo un montón por mejorar. Los compañeros me hicieron las cosas más fáciles, tienen un excelente nivel”, comentó el ex polista de La Dolfina.

Pablo Pieres y Eduardo Heguy, el titular que no pudo jugar a raíz de una lesión en la mano derecha y el director técnico de La Hache.
Pablo Pieres y Eduardo Heguy, el titular que no pudo jugar a raíz de una lesión en la mano derecha y el director técnico de La Hache.Rodrigo Nespolo – LA NACION

Rufino Bensadón, el reemplazante de Polito Pieres, se activó en el tramo final. Los dos goles, en particular el último, asomaron como el remate que La Hache precisaba. Pero era una tarde de sufrimiento, de dientes apretados, de sudar más allá del calor que ofrecía el termómetro. Y así como Elizalde se expresó como máximo goleador, defendió a pocos metros de los mimbres evitó el último zarpazo de La Ensenada. El penal del lugar de Brito y una definición fallida de Bigatti aceleraron las pulsaciones cuando quedaban tres minutos para el campanazo final. Pero no hubo espacio para más, salvo para el festejo de La Hache.

Síntesis de La Hache 11 vs. La Ensenada 10

  • La Hache: Rufino Bensadón, 8; Hilario Ulloa, 9; Guillermo Caset, 9, y Francisco Elizalde, 9. Total: 35.
  • La Ensenada: Juan Britos, 9; Alfredo Bigatti, 9; Juan Martín Zubía, 9, y Jerónimo del Carril, 8. Total: 35.
  • Progresión: La Hache, 1-1, 1-3, 3-4, 5-6, 7-7, 10-8 y 11-10.
  • Goleadores de La Hache: Bensadón, 2; Ulloa, 1; Caset, 2, y Elizalde, 6 (4 de penal). De La Ensenada: Britos, 2 (1 de penal); Bigatti, 1, y Zubía, 7 (4 de penal).
  • Jueces: Guillermo Villanueva (h.) y Gonzalo López Vargas. Árbitro: Matías Baibiene.
  • Cancha: Nº 1 de AAP, Pilar.
Golpe de cogote de Rufino Bensadón ante Jerónimo del Carril; el suplente de Polito Pieres se activó en el final, y el back fue parte del muro defensivo de La Ensenada.
Golpe de cogote de Rufino Bensadón ante Jerónimo del Carril; el suplente de Polito Pieres se activó en el final, y el back fue parte del muro defensivo de La Ensenada.Rodrigo Nespolo – LA NACION

Fuente: La Nacion