22 February, 2024

El futuro de Honda y Yamaha, que reúnen en sus filas a tres de los cuatro campeones mundiales de MotoGP de la parrilla, se está cocinando en Japón, pero empieza a apremiar la fecha límite que todos ellos se han impuesto: 11 de septiembre en el Misano World Circuit Marco Simoncelli. Un primer prototipo de moto competitiva debe estar en los talleres tanto de Repsol Honda como de Monster Energy Yamaha para convencer a los respectivos líderes Marc Márquez y Fabio Quartararo de que sigue habiendo un proyecto común.

Ambos gigantes japoneses vienen de tocar fondo en Silverstone y de exponer sus pilotos sus intenciones. Marc Márquez habló alto y claro de que “el enfoque con el que hemos afrontado la primera parte de la temporada no ha sido el correcto, lo hicimos pensando en intentar ganar carreras y pelear por el título, y no estábamos preparados para eso. Esta segunda parte hay que encararla de otra forma, más realista. Hay que intentar mejorar el proyecto. Ya llegará el momento de apretar y luchar por estar delante”. Y eso se tradujo en olvidarse del resultado y en convertir el GP en un test de pretemporada.

Del otro lado del box, Joan Mir llegaba a la conclusión de que: “Esta Honda no es buena en ninguna área. Tenemos que hacer un ‘reset’ y mejorar en la parte de electrónica, del agarre y de la aerodinámica”.

En Yamaha las declaraciones del domingo de Silverstone a Motorsport de Fabio Quartararo fueron endiabladas: “En el test de Misano quiero tener pruebas. Tienen un mes. Yamaha lleva tres años prometiéndome cosas en un documento PDF de 10 páginas, de las cuales nueve y media no se cumplen. No quiero ver cosas escritas, lo que quiero ver es la moto de Misano, porque esa será, en un 95%, la que correrá en 2024. Ahí se verá si Yamaha realmente me quiere para el futuro. Les di una oportunidad, pero no habrá una segunda”. Y se dedicó todo el GP a probar piezas. De hecho la carrera del domingo la corrió con una moto con la que no había hecho ningún test previo.

Un panorama desolador

Honda y Yamaha son las fábricas que encabezan el ránking histórico de victorias con 313 y 245 respectivamente; Honda acumula 25 títulos de constructores seguida de MV Agusta con 16 y Yamaha con 14. Pero de momento el panorama 2023 es el siguiente: Honda es cuarta en la clasificación de constructores con 89 puntos, justo por delante de Yamaha (84), mientras que ambos están a casi 70 puntos de Aprilia, la tercera fábrica del campeonato, y a 230 puntos del líder Ducati.

Repsol Honda es último en la clasificación por equipos (20 puntos), Monster Energy Yamaha es sexto (124) al menos por delante de la mayoría de los equipos satélite -salvo el Mooney VR46 que es segundo-. El mejor piloto de una moto japonesa es Fabio Quartararo, undécimo (65 puntos), justo por delante de Franco Morbidelli, duodécimo (59). Alex Rins es el mejor piloto Honda, 14º con 47 puntos. Marc Márquez, el seis veces campeón de MotoGP, tiene sólo 15 puntos (19º), dos más que su antiguo compañero Dani Pedrosa, hoy probador de KTM, que sumó todos sus puntos (13) en un solo GP en Jerez.


Fuente: Mundo Deportivo