21 February, 2024

La vida del argentino  Laureano Pepi Staropoli dio un giro de 180 grados en apenas cuatro meses. De caer en la depresión y pensar en abandonar el deporte tras su última derrota en UFC, el argentino pasó a conquistar Francia al conseguir el cinturón de peso Welter de la compañía Ares, tener el privilegio de conocer a Lionel Messi en París y firmar contrato con PFL, empresa estadounidense que premia al ganador de la competencia con un millón de dólares.

“Pensé en abandonar. Tras mi salida de UFC pensé en retirarme porque estaba atravesando un momento de depresión muy grande”, le afirma el oriundo de La Plata a Infobae, haciendo referencia a lo que fueron las cuatro derrotas consecutivas que sufrió entre 2019 y 2021, que lo privaron de renovar su contrato con la mayor compañía de artes marciales mixtas del mundo.

“Mi entrenador me convenció para que siga trabajando y me dijo: ‘A partir de ahora van a llegar las buenas, las rachas positivas’. Me aseguró que cosas muy grandes iban a pasar en mi carrera. Y dicho y hecho. Pude superar toda esa frustración, depresión y malestar, y seguir. Costó salir, es un trabajo arduo, mental y psicológico, pero pudimos atravesarlo por suerte”, añade.

Es que después de ese traspié en su carrera, el argentino se unió a la compañía Ares (una de las más conocidas en Europa) y, tras dos victorias al hilo, tuvo la oportunidad de luchar por el título contra el francés Mickael Lebout en el Dome de París, en donde acabó con su rival por nocaut técnico en el segundo asalto.

“Fue muy emotivo lo del cinturón después de todo lo que pasé. Transformé todo lo que había vivido, todo lo malo que había pasado, en algo positivo. La vida me dio una nueva oportunidad y la estoy aprovechando muchísimo”, explica el luchador de 30 años, que el próximo 18 de agosto hará su debut en PFL, en la que competirá por un millón de dólares.

“Hoy PFL está pagando mucho mejor que UFC, está creciendo muchísimo y tener la posibilidad de ganar esa cantidad de dinero en un año es increíble, cosa que en UFC tenés que estar bastante tiempo para poder llegar a esos números. Por cada pelea también recibo dinero y las pagas son bastante buenas”, compara el argentino sobre el tema económico.

Cabe destacar que, a diferencia de UFC en donde los enfrentamientos se organizan a través del ránking de cada peleador, el formato de PFL es similar a un torneo, con fase de clasificación y eliminatorias. “El año que viene empieza la competencia en cuartos de final, luego semifinal y la final a finales del año que viene”, detalla Pepi, quien se enfrentará al estadounidense Ben Egli en el mítico Madison Square Garden con el objetivo de meterse en los cuartos.

Staropoli estará muy bien acompañado en esa velada, ya que en su esquina contará con la presencia de Emiliano Sordi, el primer y único argentino en haber salido campeón del certamen y embolsar ese millón de dólares en 2019: “Tengo muy buena relación con Emi. Le dije que iba a pelear, que iba con mi entrenador Martin, y que si quería estar en mi esquina iba a ser un honor. Me va a venir bien que me ayude”.

Pese a estar centrado en su debut, el ex UFC ya tiene decidido qué va a hacer en el caso de ganar el premio económico en la final: “No haría nada extravagante. Invertiría la plata y la haría trabajar para poder vivir tranquilamente de esto. Pensá que yo no tengo jubilación ni nada. Ese millón sería mi jubilación, así no me tendría que preocupar por qué hacer cuando deje de pelear. No gastarlo sino invertirlo todo para poder vivir de esto que tanto amo y me apasiona”.

Con 30 años todavía ve lejos su retiro, sin embargo, “tengo que ser inteligente con la plata y saberla invertir bien para que no sea una necesidad ni para mí ni para mi familia”, considera.

Starópoli, en su visita a Messi en París
Starópoli, en su visita a Messi en París

Así como sucedió cuando se enfrentó por el cinturón a Lebout en Francia, Laureano volverá a pisar la tierra que acoge a Lionel Messi. En aquella oportunidad, tras convertirse en campeón, tuvo el privilegio de conocerlo: “Es una persona súper humilde, súper sencilla. Me imaginaba que iba a ser así, pero me sorprendió muchísimo. Una cosa es verlo por la tele y otra conocerlo, tenerlo en frente mío”.

“La paz y la tranquilidad que transmite es increíble y estoy muy agradecido de que me haya recibido. Para mí es un ejemplo de cómo tengo que ser como deportista y atleta”, afirma el luchador, que planea viajar de Nueva York a Miami para verlo debutar en la MLS dos días después de su combate.

“Después de la pelea es muy probable que vaya a ver el partido (20 de agosto vs Charlotte FC). Lo tengo que chequear bien, pero lo más probable es que vaya. Va a ser un lindo premio después de mi victoria. Conozco a su entorno y a mucha gente que trabaja con él, así que ojalá que lo pueda volver a ver”, sentenció el platense.


Fuente: Infobae