21 February, 2024

Cuántos años en Argentina soñamos con ver la figura de Lionel Messi levantando la Copa del Mundo que supo tener en sus brazos Diego Armando Maradona, entre otros tantos jugadores de la Selección Argentina. Hasta él mismo lo imaginó tantas veces tener en un recuadro esa imagen luego de superar las diferentes frustraciones que le tocaron pasar en la Albiceleste, mientras en Barcelona, donde jugaba en aquella época, era todo color de rosa. Y con el final del túnel cada vez más cerca, una pregunta recurrente aparece: ¿”Hasta cuándo seguirá la Pulga en el seleccionado?”.

“Después de la tormenta siempre sale el sol”, dice un refrán cotidiano en Argentina. Y de eso Leo sabe mucho. Después de haber superado una larga etapa envuelto de críticas en su desempeño con la Selección argentina, el 18 de diciembre revirtió toda aquella tristeza en alegría levantando la Copa del Mundo. De ese momento, todo el camino para lograr el título más deseado por él -y por todos los futbolistas-, las frustraciones y la Scaloneta, se animó a hablar en el programa “Llave a la Eternidad” de la TV Pública, que se grabó durante la gira por China.

Su etapa llena de críticas en Argentina

En algún momento se vio un Messi fuera de foco. Lejos de ser el futbolista arrollador que mostró ser en el último certamen ecuménico, producto de las críticas constantes que recibía cada vez que se ponía la camiseta de la Selección en cada convocatoria. Aprendió a convivir con ellas, pero claramente le traía problemas.

Era muy difícil. Disfrutaba en el Barcelona, ganábamos, jugábamos bien, pero era pisar Argentina y escuchar críticas, rumores, murmullo de la gente, tener que pasar siempre por una prueba o depender de resultados. Cuando las cosas iban mal llegaba a Barcelona y un poco me olvidaba de lo mal que la pasábamos en la Selección. Se hablaban cosas extrafutbolísticas que pasaban la línea de la falta de respeto, no estaba bueno. Mi familia no me lo demostró, pero sabía que sufrían muchos. Se quedaban acá y consumían eso”, contó Leo.

Lionel Messi y su etapa de críticas en Argentina.  (EE.UU.). EFE/DAVID FERNÁNDEZ
Lionel Messi y su etapa de críticas en Argentina. (EE.UU.). EFE/DAVID FERNÁNDEZ

A pesar de esto nunca dejó de sentir el apoyo de muchos otros hinchas de la Selección que defendieron al astro cuando intentó dar un paso al costado en la Albiceleste en junio de 2016 tras la Copa América de aquel año: “Siempre sentí el cariño de la gente. Más allá de una parte del periodismo, la crítica y las cosas que decían, siempre sentí cariño por gran parte de Argentina y poder decir que somos campeones del mundo es lo máximo, lo más lindo que hay”.

Aquellos que defendieron a Lionel, campeones del mundo con él

“Cómo vamos a convencerte nosotros que nos cuesta ver que en el mundo te halagan”, citó Enzo Fernández en una carta que publicó en sus redes sociales cuando el astro decidió abandonar la Selección, en 2016. En aquel entonces el oriundo de San Martín tenía tan solo 15 años y se hacía eco de las diferentes opiniones y exigencias que muchos hinchas argentinos ponían sobre el 10.

Y esa camada, que vieron las frustraciones de la Pulga en la Selección, sintieron la necesidad de trabajar para de alguna manera cumplir ese sueño que no se había logrado. Hoy, campeones del mundo juntos.

Enzo Fernández junto a Messi con la Copa del Mundo.
Enzo Fernández junto a Messi con la Copa del Mundo.

“Sentí que los chicos querían salir campeón per verme a mi campeón“, dijo Leo y continuó: “No digo que antes no pasaba. Llegamos a una final del mundo, perdimos Copa América, y disfruté mucho con un grupo parecido a este, sano, disfruté mucho del día a día. Lo mismo que esta camada, antes del Mundial dije que veía similitudes pero es verdad que sentía mucho que los chicos crecieron viéndome desde antes y sentían mucho eso. Es algo hermoso”

Y agregó durante la entrevista: “Ví que había una generación de chicos que me defendía a muerte, que se peleaba por mucha gente por defenderme y eso para mí es una hermosura. Agradezco por el cariño por la pelea que tuvieron que pasar por mi en algún momento”.

Caerse, pero levantarse

El abrazo entre Leandro Paredes y Messi reflejó la descarga que consiguió al haber ganado la Copa del Mundo. Tras una pregunta de su compañero, Messi citó: “Ese momento es difícil de explicar por ser campeón del mundo y lo que significaba para mí conseguir ese título, para mi familia y amigos. Poder terminar, después de toda mi carrera, consiguiendo lo más importante fue extraordinario. Era lo único que me faltaba y al mismo tiempo la mas deseada

Luego, cuando tocó responder una pregunta hecha por Lisandro Martínez, ​en la que dejó en claro que la Selección es algo especial: “Lo dejé demostrado en mi carrera, hubo épocas muy malas para mi donde he estado en mi mejor momento con títulos colectivos e individuales en Barcelona y me tocaba ir a la Selección con una realidad diferente donde sufría muchísimo, mi gente, mi familia y donde siempre quise estar más allá de todo. Siempre intenté lo que se me dio al final, pero nunca dejé de soñar. Gracias a Dios terminó llegando. La Selección para mi es algo que disfruté y disfruto más allá de las amarguras que pasé pero es muy especial”.

Su mentalidad es una de las características de Messi a la hora de lograr mantenerse con ganas a pesar de todo. Además, para continuar con su vigencia durante toda su carrera: “Lo mismo que me llevó a conseguir todo lo que conseguí tanto grupal como personal. Mentalidad, constancia, esfuerzo, sacrificio, querer siempre más. De chiquito fuí muy responsable y muy seguro en lo que quería. Siempre dí el máximo para conseguir lo máximo. Tuve la gran suerte de que las lesiones me respetaron muchísimo”, explicó Messi ante una respuesta de Nicolás Tagliafico.

En otra parte de su entrevista con la TV Pública confirmó que, a pesar de haber intentado abandonar la Selección, nunca perdió de vista el objetivo de poder ganar algún título con la Albiceleste, a nivel mayor. “Siempre tuve el deseo de conseguir algo con la Selección y tenía en la cabeza que lo iba a lograr y si no era así por lo menos lo tenía que intentar. No podía ser que ganaba todo en el club o individual, si no lo hubiera hecho con la Selección me hubiera faltado algo“, comentó Lio.

El futuro en la Selección

Exequiel Palacios fue al hueso con su pregunta. Sin titubear, preguntó lo que quisieran saber millones de argentinos ¿Hasta cuándo en la Selección? “Ni yo sé hasta cuándo. creo que va a pasar cuando tenga que pasar. Después de haber conseguido todo queda disfrutar y que el tiempo diga cuándo es el momento. Por lógica y edad será en poco tiempo, pero no sé exactamente. Pienso en el día a día, disfrutar y disfrutar de lo lindo que estamos viviendo. Ahora que tuvimos la gran suerte de ser campeones de América y del mundo toca disfrutar”, se sinceró Leo.

Para la alegría de los 45 millones de argentinos que habitan el territorio, y otros tantos que emigraron, el destino del capitán en la Selección podría haber sido otro si no lograba el título en Qatar. “Más allá que habíamos ganado la Copa América, y la mayoría de la gente cambió la opinión sobre mi y la Selección, seguramente hubiera habido muchas críticas. Creo que después de eso no habría tenido fuerza para seguir y sería el final“, confesó.

El pase gol a Molina ante Países Bajos

Lionel Messi y un pase inolvidable. EFE/EPA/Mohamed Messara
Lionel Messi y un pase inolvidable. EFE/EPA/Mohamed Messara

El mundo se quedó sorprendido por aquella jugada. Ni viendo el partido en la TV era posible pensar en que un jugador podía encontrar la línea de pase que terminó dando Messi a Nahuel Molina en el encuentro decisivo ante Países Bajos, para que el lateral derecho convierta el primer tanto del partido.

La única explicación la tiene el 10: “Lo vi que siguió la carrera. Entendía que en ese momento lo más normal era dar el pase al costado y me pareció oportuno intentar de que le llegue porque toda la defensa estaba esperando otra cosa. No lo escuché, lo vi”.

Su Mundial y la certeza de alcanzar la gloria

Disfruté todo el Mundial como nunca. Sabía que podía ser el último y, siendo sincero, creo que si no hubiéramos sido campeones yo no estaría más en la Selección. Hoy no la puedo dejar y tengo que disfrutar de todo. Lo disfrutaba y a la vez confiaba en el grupo por todo lo que pasamos en el mundial como perder en el debut, o sufrir con Países Bajos siendo superiores en la prórroga”, dijo Leo.

“Cuando nos empataron estaba tranquilo. Sabía que iba a ser nuestra, teníamos que ser campeones. Es difícil explicarlo pero lo sentía y sabía. Afronté todo el Mundial de esta manera”, contó sobre sus pálpitos.

Cuando Gonzalo Montiel convirtió el último tanto del encuentro, el desahogo fue muy grande y terminó de confirmar su presentimiento. “Llegar a esa situación más relajado, porque teníamos una oportunidad más pero estaba deseando que lo haga, que se termine, festejemos. Son momentos difíciles de describir con palabras. Tanto los nervios por los penales como la alegría de ser campeones, me quedaría corto con lo que sentí en ese momento”, dijo Lio.

La Scaloneta, una familia

No hay jugador de la Selección Argentina que no vea al equipo como una familia. Todos destacan lo mismo: “Es muy unido, fuerte que ante la adversidad respondió con grandeza”. Y sirvió para superar la derrota en el debut mundialista:  “Era difícil después de Arabia porque veníamos de 35 partidos sin perder y no sabíamos cómo podíamos reaccionar. Era el primer Mundial de muchos chicos. Quieras o no, la ansiedad o los nervios aparecen”.

En otra parte de su relato agregó: “Quiero muchísimo al grupo, somos muchos y tengo más relación con uno que con otros pero tengo un cariño y respeto especial por todos”

Aquel jugador que lo integró al plantel que reunió el entrenador Lionel Scaloni, para llevar a cabo el plan “renovación”, fue Rodrigo De Paul, que de a poco se fue ganando un lugar en la vida cotidiana de Messi y pasó a ser un integrante en su listado de amigos: “De primer momento tuvimos un feeling especial. Una relación muy linda. Me ayudó muchísimo. Me tocó llegar cuando se desarma la anterior camada y no había ninguno, estuve un tiempo sin ir a la Selección y cuando volví, a pesar de que conocía a la gran mayoría pero no tenía confianza, él me ayudó a integrarme al grupo.

Y agregó sobre su postura de intentar integrarse: “Era lo que tenía que hacer, integrarme yo porque eran todos nuevos que se conocían de antes. Se dio sin buscarlo. Me baso mucho por el feeling y con él fue especial de primer momento”.

Un festejo inesperado

La locura en las calles de Argentina tras el título de la Selección. REUTERS/Agustin Marcarian
La locura en las calles de Argentina tras el título de la Selección. REUTERS/Agustin Marcarian

Aquel 18 de diciembre, más cinco millones de personas se volcaron a las calles de la Ciudad de Buenos Aires. El resto del país lo hizo en sus respectivos lugares, desde el pueblo más pequeño hasta las grandes ciudades. “Fue una locura. Imaginaba lo que podía ser el país con el título pero superó mis expectativas y no pensaba que iba a ser de la manera que fue. Una locura y un disfrute bárbaro. Me hubiera gustado hacer el recorrido más largo pero era imposible”.

Y agregó: “La foto del Obelisco con la gente es histórica, quedará para el resto de nuestra vida. Tener la suerte de que mis hijos disfruten y entiendan fue extraordinario. Alguna vez dije que Thiago preguntaba por qué me mataban y que pueda verme campeón del Mundo con la Selección es hermoso”.

Disfrutar el camino, siempre

“Creo que cuando estás en competición y tenes objetivos de ganar lo que jugamos, no valoras lo que vas consiguiendo. Estoy en un momento de mi carrera donde disfruto todo lo que me pasa y valoro muchísimo más porque sé que son mis últimos años, pero cuando me retire voy a valorar muchísimo más todo esto”, citó.

Y agregó: “El hecho de ser campeón del mundo queda para toda la vida, en un país tan futbolero y agradecido como el nuestro. Va a quedar para la historia y situaciones te harán ver lo que significa ser campeón del mundo”.

“Disfruté de todo lo que gané. Champions, Copa América que fue mágica por ser mi primer título con la Selección. Llegar a ser campeones del mundo, con lo que significa por el país, quedó demostrado en los festejos”, sentenció durante la entrevista.

Su nuevo proyecto en Inter Miami

En la mesa había varias ofertas. Algunas concretas (Al Hilal de Arabia Saudita) y otras que apelaron a lo emocional (Newell’s, que solo era un sueño). Pero el que terminó de convencer a los Messi fue Inter Miami, comandado por David Beckham, que milita en la Major League Soccer. Allí encontró la seguridad para su familia que fue una de los principales pedidos del astro. “Estamos felices, preparados y con ganas de afrontar el nuevo desafío. Mi mentalidad y cabeza no va a cambiar. Voy a intentar dar el máximo para mi y el club.

“Siempre hay que intentarlo”

“Quiero que me recuerden por el mensaje claro que dejé de luchar por sus sueños, que pase lo que pase en el camino siempre hay que intentarlo. Quiero que ese sea el mensaje para la nueva generación que me sigue y me defiende. Como una persona buena más allá de lo deportivo”, dijo Lionel mostrando su personalidad.

Anteriormente, en su relato, había dado una muestra fiel del lado humanístico que lleva consigo Messi, relacionado con cosas simple que hacen parar la pelota y dejar de pensar en lo que genera su imagen: “Siempre me manejé muy normal, me gusta disfrutar mucho de mi familia, de mi gente, compartir con mis hijos cosas sencillas como ir a buscarlos a la escuela, jugar en un parque. Me acostumbré asi desde que arranqué la carrera.

Y agregó: “La mayor parte de ser conocido es hermosa por todo el cariño que coseché durante años, pero algunas cosas me gustaría pasar desapercibido, pero lo tomo con normalidad. Hice lo que sentía sin pensar en nada. Ser yo mismo y no tener que andar actuando”, respondió Leo a la pregunta de Julián Álvarez.


Fuente: Clarín