22 February, 2024

Como todo 9 de julio, las calles se pintaron de celeste y blanco y más de 5000 corredores participaron de la carrera de la Independencia. Entre ellos Leo y Belén, quien fue mamá hace tan solo dos meses.

Este domingo 9 de julio, como todos los anteriores, las calles se pintaron de los colores de la bandera argentina y antes de largar la carrera a las 8 de la mañana, todos los corredores entonaron las estrofas del himno nacional y saltaron como aquel día en el que nos convertimos en campeones del mundoFolclore, bombos, chacarera, pastelitos y la mística que conlleva un día patrio en nuestro país. De esta forma inició el evento deportivo que tuvo por objetivo una distancia de 9 kilómetros con alternativa de 3 kilómetros para aquellos que quisieran correr menos.

El evento conducido por el periodista Leonardo “Colo” Mourglia y el psicólogo Carlos Gustavo Wyszengrad, tuvo como protagonistas a dos corredores de élite que se supieron destacar, hicieron podio en la general y se subieron al escenario a buscar sus trofeos. Por un lado Leonardo Contreras y por el otro Belén Casetta, quien fue mamá hace tan solo dos meses.

“Me siento en mi mejor momento, más por mi bebé que es la que me motiva a seguir todos los días”, expresó en diálogo con Infobae la corredora de 3.000 metros en pista que comenzó a buscar nuevos desafío en distancias más largas en asfalto.

Su recuperación fue tan veloz y prolija como su performance durante esta carrera en la cual obtuvo un tiempo de 32:44, manteniendo un ritmo promedio de 3:35 por kilómetro. Sin embargo confesó que al no competir desde octubre debido a que ya estaba transitando su séptimo mes de embarazo, su plan en esta oportunidad no era ir a buscar una marca en particular, ni mucho menos llevarse el primer puesto, sino más bien tomarlo como “un entrenamiento de domingo”.

“Yo vine a participar porque es 9 de julio y quería hacer esta carrera el día de la patria, además de disfrutar del evento, del circuito, y de la gente que es increíble”, afirmó la corredora que había comenzado su día a las 4 de la mañana para amamantar a su hija recién nacida: “Me levanté, le di de comer a la beba y luego me alisté para salir. Me puse las zapatillas, activé mi reloj y arranqué”.

Según relató, aún no conoce con exactitud aquellas estrategias relacionadas con la alimentación o hidratación de carreras de más de 3.000 metros: “Es algo que debo entrenar”. Actualmente sigue en la recuperación de su parto y busca “ponerse en forma” para representar al país en los Juegos Panamericanos para los cuales ya está clasificada de la mano de su entrenador Antonio Serrano.

En tanto al ganador masculino, Leonardo Contreras, realizó los 9 kilómetros en 28:45 con un ritmo promedio de 3:12 por kilómetro. “Vine a buscar esta marca porque es la última carrera de la primera etapa del año debido a que empiezo con la pretemporada y hasta septiembre no volveré a competir”, señaló quien acumula 4 podios consecutivos en lo que va del 2023.

Confesó que a partir del kilómetro 6 empezó a sentir el cansancio de la velocidad y que “la humedad” lo limitó a acelerar aún más, sin embargo no bajó el ritmo y llevó la delantera durante toda la carrera. Con un buen descanso, una importante hidratación el día previo y un nutritivo desayuno a base de galletas de arroz y membrillo, fue que el corredor salió de su casa la mañana del domingo, la cual comenzó con una pequeña entrada en calor que le permitió calentar sus músculos.

“Hoy estuve genial, pero ayer a la noche me costó mucho dormir. Estaba ansioso, di mil vueltas, me bañé dos veces y terminé conciliando el sueño como a las tres de la mañana. Me quería morir”, comentó el corredor. En su alegría por la hazaña obtenida confesó: “Me bajoneó la lluvia al principio, pero fui contra todo pronóstico y gracias al esfuerzo y los entrenamientos de la mano de Darío Núñez, se logró”. Y agregó que tiene como próximo objetivo mejorar sus marcas personales y enfocarse en el momento de pretemporada que durará dos meses y estará “cargada de kilómetros y exigencia”.

“La próxima carrera la voy a correr el día de mi cumpleaños, el 10 de septiembre la Carrera Verde”, relató para concluir quien para esa fecha desea llevarse un nuevo podio a la lista de los que ya tiene en su historial deportivo.

Sin importar los tiempos de los corredores, Sportsfacilities, empresa organizadora del evento, se encargó de que cada uno de ellos tuviera su “medalla finisher” y un desayuno una vez finalizada la competencia. Además durante el transcurso de la carrera, en diferentes puntos de la histórica Avenida Presidente Figueroa Alcorta, los inscriptos pudieron parar a hidratarse. Más específicamente en el kilómetro 4 y 7,5.

De esta forma y para concluir el evento, los corredores que agotaron los cupos a las pocas semanas de abiertas las inscripciones, se despidieron con la premiación hacia todas las categorías, desde las generales de Damas y caballeros hasta la de Silla de ruedaCiego u otras discapacidades Atletismo Asistido.

Los corredores se pintaron, usaron pelucas y hasta disfracesLos corredores se pintaron, usaron pelucas y hasta disfraces

A pesar de que el día estuvo gris y la humedad predominó, los argentinos le pusieron color con las carpas de los diferentes teams de running donde había deportista pintados, llevando pelucas, disfraces, y las banderas nacionales que flameaban por todos lados en esta fecha tan importante que deja ver la argentinidad a flor de piel.


Fuente: Infobae