17 June, 2024

Después de introducir un gran paquete de mejoras en el Gran Premio de Mónaco, Mercedes parecía estar en una trayectoria ascendente tras su doble podio en el Gran Premio de España y otro tercer puesto de Hamilton en el Gran Premio de Canadá.

Sin embargo, solo dos semanas después, el equipo alemán dio un alarmante paso atrás en Austria, donde Lewis Hamilton terminó octavo, por detrás de su compañero George Russell.

El siete veces campeón del mundo dijo que los problemas del W14 en el Red Bull Ring habían sido “bastante sorprendentes” después de su reciente crecimiento competitivo, ya que su coche era mucho peor a la hora de conducir que en las dos carreras anteriores.

“Definitivamente no esperaba estar tan mal como lo hemos estado hoy”, fue lo primero que dijo.

“Realmente no tengo una respuesta. Es bastante sorprendente, la sensación del coche era muy parecida a la que tuve durante todo el año pasado, así que en ese sentido no es la mayor sorpresa”.

“Pero el coche era muy diferente al de las dos últimas carreras, esas fueron mucho, mucho mejores”.

Lewis Hamilton, Mercedes-AMG

Los problemas de pilotaje de Lewis Hamilton se vieron agravados por un ajuste excesivo del alerón delantero de su W14 para darle una mayor estabilidad a la parte trasera del coche.

Al hacerlo, dijo que tuvo algunos problemas para mantenerse en la pista en las curvas 9 y 10, lo que le hizo recibir una penalización de cinco segundos por exceder los límites de la pista después de sólo 17 de 71 vueltas. Tras la carrera, fue uno de los varios pilotos que de nuevo volvieron a ser sancionados, con una penalización de 10 segundos que le dejó por detrás de Russell, octavo, cuando en el momento de cruzar la bandera de cuadros le había ganado la partida.

“Sabíamos que teníamos muy mal el tren trasero aquí, así que quitamos mucho alerón delantero para intentar mantener el equilibrio y poder tener buenas tandas largas”.

“Nos pasamos de frenada y en las dos últimas curvas iba casi a tope. Al entrar en la curva 10 estaba derrapando y no podía hacer nada para evitarlo“.

“Así que en las paradas hicimos cambios y añadimos mucho alerón, y a partir de ahí el coche empezó a ir mejor y a mantenerse dentro de la pista”.

Hamilton fue el primero, pero ni mucho menos el último piloto en recibir una penalización por los límite de pista, ya que la FIA no pudo hacer frente a las 1.200 potenciales infracciones en el último sector del trazado austriaco y al darse cuenta de ello, Aston Martin protestó contra el resultado de la carrera, que fue muy revisado y modificado más de cuatro horas después de la bandera.

“Creo que necesitan encontrar una nueva solución para esta pista“, dijo Hamilton.

“Hace años, cuando no teníamos lo del límite de la pista, el circuito era mucho mejor. Es extraño estar conduciendo y tener que casi ir comentando lo que hace el coche que va delante, porque parece que eso es lo que el equipo quiere que hagas”.

“Pero eso no es automovilismo ni carreras, ¿sabes? [Lando Norris] se salía tanto que era una locura. En cuanto me adelantó, se salió como 10 veces y lo mismo hizo [Sergio] Pérez”, concluyó.


Fuente: es.motorsport.com